La historia del primer ‘muscle car’

tempest_jimtaylor2.jpg

Desde el momento en que escuchamos el rugir de sus potentes motores, hasta cuando vemos estallar las llamas sobre los múltiples, la sensación que nos produce un “muscle car” sólo puede estar a la altura de los más grandes gozos que pueden sentir los aficionados a los autos.

Y aunque es difícil resistirnos a verlos cuando transitan por las calles, pocos saben realmente cuál es la verdadera historia de estos autos musculosos que tienen miles de adeptos por todo el mundo y que llevaron consigo el desarrollo del tuning en el mundo automotor.

Las investigaciones llevadas a cabo sobre la aparición del primer “Muscle Car” han citado al Pontiac como el primero de su tipo en el mercado, el mismo que fue logrado tras llevar a cabo una modificación sobre el Tempest, el GTO de 1964.

Con un motor de 8 cilindros, 389 pulgadas cúbicas, palanca al piso y mostrando un diseño exterior bastante estilizado, el primer vehículo musculoso era realmente irresistible a la vista de cualquiera. Tanto así, que se vendía de manera masiva, aún cuando iba en contra de la política de la Pontiac por el tamaño de los motores para sus vehículos.

Pero realmente eso no pareció tener mayor importancia, pues creó todo un movimiento alrededor de estos autos musculosos que proveían a sus conductores extraordinarias performances, logrando dominar las carreteras y toda competencia donde se presentaran.

Con el auge de este tipo de vehículos, no transcurrió mucho tiempo para que la industria automotriz lanzara al mercado otros variados estilos, y de esta manera, se reforzara la pasión surgida por estos musculosos autos.

Fuente: Nocturnabsas

Foto: SDPOCI

Tags Blogalaxia: , , .

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Comments are closed.

Anuncios


Visítanos en